DEFICIENCIA DE VITAMINA D: VALORES ÓPTIMOS EN LOS DEPORTISTAS, INTERVENCIÓN NUTRICIONAL Y SUPLEMENTACIÓN

06 de Junio de 2018

Anna Sauló Aránega1 y Aritz Urdampilleta2
1Dietista-Nutricionista Deportivo en ElikaEsport. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
2Director de la Escuela de Nutrición Deportiva - Dr. Urdampilleta – ElikaEsport. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Introducción

La deficiencia de vitamina D es un problema médico global y su prevalencia aumenta con la latitud, la obesidad, el estilo de vida sedentario, la limitación a la exposición solar y la edad en la población general. Aunque se caracteriza como una deficiencia clínica, en el deporte es necesario mantenerla en control ya que está asociada al rendimiento deportivo. En nuestro entorno “soleado” respecto a otros países europeos, se pensaba que la vitamina D raramente podría ser carencial, no obstante, se ha visto un incremento de esta deficiencia tanto en población general como en deportistas.

Los últimos hallazgos científicos han relacionado el rol de la vitamina D con numerosos desordenes cuando ésta es deficiente en el organismo y se ha demostrado que incrementa el riesgo cardiovascular y la mortalidad. Además, la presencia de comorbilidades que tienen más incidencia con la edad, como son la obesidad abdominal (por secuestro de la vitamina D en la grasa), la resistencia a la insulina, la diabetes de tipo 2, y la hipertensión hacen que estos pacientes tengan un riesgo mayor de deficiencia de vitamina D. También se ha relacionado con varios tipos de cáncer, desordenes inmunitarios y episodios adversos en embarazos (Holick, 2007).

En décadas anteriores este grupo de componentes esteroideos se consideró como vitamina, aunque hoy en día, se ha visto que actúa más como una hormona activa ejerciendo su acción como factor de transcripción de la expresión de numerosos genes (Holick, 2007). A parte de su conocida función en la homeostasis del calcio-fosfato, también tiene otras acciones en tejidos no relacionados con el calcio. Así, existe presencia de receptores de vitamina D fuera del sistema esquelético, como en los enterocitos, células renales tubulares, células inmunes, neuronas, células pancreáticas, miocitos, cardiocitos, células endoteliales, etc.

La vitamina D es un nutriente necesario que debe ser incorporado a través de la dieta cuando la cantidad sintetizada no es suficiente. Se produce a través de la exposición de la piel a la radiación ultraviolada y a partir de fuentes dietéticas.

En deportistas también existe una gran prevalencia de deficiencia de vitamina D, y se está demostrando que puede disminuir el rendimiento deportivo (Shuler et al, 2012).

Algunos factores de riesgo añadidos en los deportistas son los siguientes:

  • Alimentación baja en grasa
  • Uso de protectores solares (SPF15)
  • Piel oscura (la melanina en africanos o en americanos-africanos bloquea el 99 % de la producción de vitamina D).
  • Actividades deportivas de interior
  • Polución
  • Tiempo no soleado, cambios estacionales
  • Edad

Tras la activación de la (25(OH)D) a la 1,25 hidroxivitamina D3, la expresión de algunos genes es alterada (ver Figura 1), y estos genes afectan a la síntesis muscular de proteínas, inflamación, tamaño del músculo, tiempo de reacción, balance, coordinación, resistencia, inflamación e inmunidad, por lo que la importancia que esta vitamina tiene en el deporte es indiscutible.

Figura 1. Vías de producción y reservorio de Vitamina D. Las reservas de Vitamina D, calcidiol o 25(OH)D se producen después de hidroxilación de la vitamina D3, producida por la síntesis en la exposición a los UVB. La vitamina D en su forma activa se produce localmente o a través del hígado mediante vías endocrinas y esta forma altera la expresión génica de elementos respondedores específicos a la vitamina D. (Sauló A. Modificado de Shuler et al 2012).

Valores Óptimos de Vitamina D en Sangre

Aunque no se conoce un umbral de vitamina D en sangre para la salud óptima que beneficie a los deportes, se ha asociado que el pico rendimiento neuromuscular se obtiene cuando los valores sanguíneos de 25(OH)D son de 50 ng/ml. Según parece, algunos atletas están más predispuestos a tener más deficiencia que otros, y así lo remarca la revisión de Shuler et al en la que detecta que los atletas que han pasado el verano entrenando con exposición solar consiguen llegar durante el año a estos valores. Sin embargo, el 94% de los jugadores de básquet y un 83% de los gimnastas tienen deficiencia.

Tabla 1. Valores óptimos de 25(OH)D en sangre (Elaboración propia).

Existen controversias relacionadas con las concentraciones en relación con los beneficios, deficiencias y excesos de la 25(OH)D3, hasta tal punto que aún no existe un claro consenso por parte de sociedades científicas. No obstante, el National Institute of Health ha concluido que las personas con riesgo de deficiencia presentan concentraciones séricas de 25(OH)D están por debajo de < 30nmol/L (< 12ng/mL). Mientras que las que se encuentran en niveles de 30-50 nmol/L (12-20ng/mL) tienen un riesgo menor. Prácticamente toda la población tendría suficiente con concentraciones de 50 nmol/L (≥ 20 ng/mL) ya que cubriría los requerimientos del 97,5% de la población. Las concentraciones de >125nmol/L (>50ng/mL) están asociadas con riesgos pontenciales. La equivalencia de 1nmol/L = 0,4ng/mL.

Figura 2. Beneficios a diferentes concentraciones de vitamina D en plasma (Sauló A, 2018. Modificado de Heaney et al, 2008).

No obstante, según el Institute of Medicine, 2011 toma como referencia el valor de 30ng/mL para la optimización de la salud esquelética y extraesquelética, o 20 ng/mL sólo si se basa en los beneficios musculoesquelético.

Los beneficios a nivel deportivo de mantener unos niveles adecuados de Vitamina D son: más fuerza, altura de salto, velocidad de salto, síntesis proteica, disminución de la degeneración de proteínas musculares, mialgias, prevención de fracturas de estrés, disminución de la inflamación, entre otros.

Intervención

Las dosis de aporte de vitamina D actuales se han definido en base a una mínima exposición solar (Riqueira, 2012). No obstante, no existen recomendaciones específicas para grupos de atletas, aunque no hay beneficios aparentes de 25(OH)D con niveles por encima de 50ng/ml.

Las Ingestas Diarias de Referencia (IDR’s) de vitamina D van desde las 600 a las 800 UI (entre 15 y 20 mcg) según grupos de población.

Fuentes Dietéticas de Vitamina D

Existen algunos alimentos que son fuente de vitamina D. La mejor fuente proviene del Pescado Azul (salmón, atún, caballa…) y los aceites de hígado de pescado. También se encuentra Vitamina D pero en cantidades más pequeñas en el hígado de vaca, queso y en yemas de huevo. En estos alimentos encontramos la forma D3 y su metabolito 24(OH)D3.

Algunos hongos contienen vitamina D2 en cantidades variables. Cuando los hongos se exponen bajo luz ultravioleta aumentan su cantidad, y se pueden encontrar comercializados.

Otros productos lácteos, como el queso, el helado los yogures y margarinas y mantequillas fortificadas también podemos encontrar vitamina D. No obstante, si no está fortificado y tomamos lácteos desnatados, no conseguiremos la vitamina D, puesto que ésta es una vitamina liposoluble.

En la siguiente tabla se menciona la cantidad de vitamina D presente en las principales fuentes expresada en Unidades Internacionales (UI) por porción.

Tabla 3. Alimentos que contienes Vitamina D (elaboración propia).

Equivalencia:  1 (µg - microgramo) de vitamina D = 40 UI (unidades Internacionales) / 1UI vitamina D = 0,025 (µg) de vitamina D (colecalciferol).

Tal como hemos visto antes, una de las razones grandes de tener la población general así como la deportista déficit de vitamina D podría ser la exclusión de alimentos grasos en la dieta, así como lácteos enteros, pescados azules…

Suplementación

La suplementación con Vitamina D siempre debe estar supervisada y controlada por un médico y personalizar en función del deportista. Algunos estudios han descrito que en atletas con deficiencia en vitamina D con valores <30 ng/mL requieren la suplementación de hasta 50.000 IU de vitamina D3 por semana durante 8 semanas con los debidos controles analíticos. Después de la carga se requieren 3 meses de reposo (al ser una vitamina liposoluble) y, si los niveles siguen estando por debajo de 30 ng/mL se debe repetir el protocolo anterior (Holick, 2007).

Con la experiencia hemos visto que con la toma de 4000-5000UI durante 2 meses puede aumentar los niveles unos 10 puntos, de la analítica anterior.

La Academia Científica Nacional ha comentado tomar dosis superiores a 4000 IU de vitamina D3 en adolescentes y adultos, pero si los niveles sanguíneos son suficientes no es necesario tal cantidad. Las necesidades básicas de esta vitamina, llevando una vida sedentaria y teniendo los niveles normales en sangre son de 200-800 IU. Esta debe de ser personalizada evidentemente según la exposición al sol que se tenga, y los niveles sanguíneos, entre otros.

La suplementación con esta vitamina debería de realizarse justo antes del invierno y durante éste, al haber menos sol en esta época. La dosis de 10.000 UI se ha definido como dosis de ingesta máxima para no causar toxicidad.

Exposición Solar

La exposición solar tiene una ventaja sobre la vitamina D suplementada, y es que, al obtenerla mediante síntesis cutánea, tiene una retroalimentación negativa para prevenir la acumulación y la toxicidad. La radiación ultravioleta (UVB) con una longitud de onda de 290-320 nanómetros penetra en la piel y convierte el 7-dehidrocolesterol en previtamina D3, que a su vez se convierte en vitamina D3. Algunos de los factores que intervienen en la cantidad producida de vitamina D3 a partir de la exposición solar son (Sauló y Urdampilleta, 2016):

  • Estación del año
  • Hora del día
  • Duración del día
  • Nubosidad
  • Niebla/Humo
  • Contenido de melanina en la piel
  • Protector solar

Se ha detectado que la latitud no predice la cantidad de 25(OH)D de la población. En días nublados o en ambientes con excesiva contaminación, la energía UV se puede reducir hasta un 50%-60%. Los rayos UVB no penetran en el vidrio, por lo que tomar el sol a través de la ventana no produce vitamina D. Los protectores solares con un SPF de más de 8 también parecen bloquear los rayos UVB, aunque en la práctica real tampoco se cubre al 100% toda la piel y raramente se vuelve a aplicar el protector regularmente, por lo que se considera que se produce algo de vitamina D tal y como se aplica el protector normalmente.

Los factores que afectan a la exposición a la radiación UVB para el mantenimiento de unos valores adecuados de vitamina D son difíciles de determinar. Se ha sugerido que unos 30-35 minutos de exposición solar (de las 10h a las 15h) al menos 2 veces por semana en cara, brazos, piernas o espalda sin protector solar conducen a una síntesis suficiente. La exposición en camas de bronceado que emiten entre el 2-6% de radiación UVB también puede ser eficaz, no obstante, no se puede abordar la solución a nivel de exposición solar ya que existe otro problema mayor de aumento de cáncer de piel.

Referencias

Holick MF. Vitamin D deficiency. N Engl J Med 2007; 357: 266-281.

Heaney RP. Vitamin D: criteria for safety and efficacy. Nutr Rev.2008; 66(10)(2): 178-81.

Shuler FD, Wingate MK, Moore GH, Giangarra C. Sports health benefits of vitamin D. Sports Health. 2012;4(6):496-501.

Rigueira AI. Recommendations on Vitamin D and Calcium Supplements for Adults in Spain. Rev Esp Salud Pública. 2012;86: 461-82.

Institute of Medicine, Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes for Calcium and Vitamin D. Washington, DC: National Academy Press, 2010.

Sauló A y Urdampilleta A. Nutrición Clínica en el Deporte. En: Urdampilleta et al. “Bases de la Planificación Nutricional Deportiva”. Editorial ElikaEsport. 2016. http://elikaesporteditorial.com/inicio/9-planificacion-nutricional-y-deportiva-personalizada.html

 

HORMONAS, VALORES HEMATOLÓGICOS Y PASAPORTE BIOLÓGICO EN LOS DEPORTISTAS (PARTE 2)

Entrenamientos en Altura, Hematología y Pasaporte Biológico

4 de Junio de 2018

Aitor Viribay Morales1 y Aritz Urdampilleta2
1 Alumno Escuela de Nutrición Deportiva Dr. Urdampilleta- ElikaEsport
2 Director de la Escuela de Nutrición Deportiva – Dr. Urdampilleta – ElikaEsport

Introducción

Los entrenamientos en Altura en los deportistas de élite son cada vez más utilizados, debido a sus efectos en el rendimiento deportivo, así como mejora de los mejoras en los valores hematológicos. Para simular la altitud y sus efectos, hoy en día hay cada vez más deportistas que realizan entrenamientos en hipoxia intermitente, bien Alquilando (http://www.elikaesport.com/index.php/productos2/alquiler-tienda-de-hipoxia) o Comprando una Tienda de Hipoxia para buscar estos efectos.

Evidentemente esto supone una inversión importante para el deportista, por lo que el asesoramiento a cerca de dicha metodología deberá de ser riguroso y correcto para aprovechar al máximo la utilidad de estos estímulos. Es por ello que se aconseja siempre acudir a un Profesional Especializado en Entrenamientos en Altura.

Sin embargo, este método también fue cuestionado en primera instancia en Italia, donde la utilización de la hipoxia intermitente se ilegalizó, situación que fue revertida a posteriori por la AMA (Agencia Mundial Antidopaje). Ésta lo legalizó debido a que diferentes investigadores alegaron que sus efectos eran saludables y que podrían ser estímulos naturales para los residentes por encima de los 2000m de altitud, razón por la que se antojaba difícil ilegalizar dicho método como dopante.

También es cierto que algunos deportista aprovecharon estos estímulos no sólo para mejorar el rendimiento, sino también para camuflar el uso de la EPO exógena (Sanchis-Gomar et al, 2015 (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19669157), ya que el uso de las tiendas de hipoxia alteraba la fórmula australiana que detectaban casos de dopaje.

Es por ello las Agencias reguladoras del Control Antidopaje decidieron sacar adelante una nueva herramienta para controlar todas las variaciones Hematológicas de los Deportistas: el Pasaporte Biológico (Módulo Hematológico).

En el libro publicado por la Editorial ElikaEsport: “Hormonas, Valores Hematológicos y Pasaporte Biológico en los Deportistas” (http://elikaesporteditorial.com/inicio/19-hormonas-valores-hematologicos-y-pasaporte-biologico-en-los-deportistas.html) de los Doctores Jordan Santos-Concejero y Dr. Urdampilleta, se profundizan perfectamente los aspectos sobre la Hematología, Entrenamientos en Altitud y Pasaporte Biológico.

A continuación, pretendemos hacer un resumen de los que podrás encontrar en el libro.

Entrenamientos en Altura y Hematología

Como hemos comentado previamente los entrenamientos y estancias en altitud (por encima de los 1500-2000m) son cada vez más comunes entre los deportistas que buscan un incremento en el rendimiento deportivo debido a una mejora de la serie roja, en gran medida por una expansión sanguínea (+10% aproximadamente) y un aumento de los niveles de Hemoglobina. Para esta práctica, se siguen diferentes métodos de trabajo como el “Live High – Train Low (LH-TL)” o “Live High – Train High (LH-TH)” (Urdampilleta, 2015), ambas con diferentes ventajas y desventajas.

Siguiendo un método u otro (esto lo deberá de realizar el equipo de profesionales que asesoran al deportista), la literatura científica concluye que las estancias superiores a 3-4 semanas en torno a los 2000m son las más eficaces para conseguir esta aclimatación ventilatoria e indicar un aumento de la serie roja. Sin embargo, ante la dificultad de medios, y como alternativa, la Hipoxia Intermitente mediante tiendas de Hipoxia o aparatos hipóxicos se postula como otra metodología efectiva para el mismo fin.

Para ello, deberán seguirse distintas pautas como realizar al menos 12h de hipoxia intermitente entre 1800-2200m con una duración de 3-4 semanas, o bien, si se opta por sesiones de Hipoxia Intermitente Pasiva + Activa de mayor intensidad (1-4h), deberán de ser en torno a 4000-6000m de altitud durante 2-4 semanas y con una temporalización de 1-3 sesiones/semana (Urdampilleta et al, 2012).

Figura 1. Entrenamientos específicos en Altitud natural y en Hipoxia Intermitente (elaboración propia).

Al mismo tiempo, habrá que tener muy en cuenta ante un tratamiento en Hipoxia la importancia de realizar unas Analíticas Sanguíneas para saber cómo tiene el deportista sus reservas de hierro, de ciertas Vitaminas como la B9 o B12, y analizar su capacidad antioxidante. Habitualmente, los deportistas de resistencia de larga duración, y más si estos deportes son de impacto (Correr) o si son del género femenino (por las pérdidas de sangre por la menstruación), suelen tener las reservas de hierro disminuidas. Es por ello antes de acudir a una estancia en altitud, estas reservas de hierro tienen que elevarse hasta niveles correctos. Para ello, habitualmente se suelen hacer tratamientos con hierro farmacológico el mes previo a la estancia, con tomas de 40-80 mg de sulfato ferroso y vitamina C (100-200mg), que ayuda a aumentar la absorción del hierro.

También se suelen tomar complementos multivitamínicos enriquecidos especialmente en vitaminas del grupo B, concretamente B12 y B9.

A su vez, es frecuente la toma de vitamina E como antioxidante, ya que se ha demostrado en algunos artículos (aunque se requiere más consenso) que hasta los 3000m de altitud sus efectos puede ser muy útil en la capacidad anti-oxidativa.

Figura 2. Aspectos Nutricionales en Altitud – Hipoxia. Macronutrientes y micronutrientes (elaboración propia).

Por esta razón, y nos gustaría recalcar este hecho, antes de hacer una estancia en altitud, sería necesario hacer unas analíticas y una intervención nutricional y de suplementación siempre que el caso concreto lo requiera.

Para ampliar información, en la Editorial Elikaesport disponemos de un manual sobre la Hipoxia, Fisiología de la Hipoxia y Entrenamientos en Altitud, disponible en el siguiente enlace: http://elikaesporteditorial.com/entrenamiento-en-hipoxia-d/7-fisiologia-de-la-hipoxia-y-entrenamientos-en-altitud.html

Es muy importante estar bien informado o asesorado para utilizar estos aparatos ya que hay muchos casos de deportistas que se han sobreentrenado con su utilización.

Dopaje Deportivo y Pasaporte Biológico

Desgraciadamente, el historial de casos de Dopaje en deportistas es frecuente y extenso. La mayoría de metodologías fraudulentas se relacionan con la mejora de valores hematológicos y hormonales. Entre ellos, encontramos prácticas como las transfusiones sanguíneas autólogas, referidas al uso de los deportistas de transfusiones con su propia sangre (extraída en situaciones con valores hematológicos idóneos), o las homólogas, que son aquellas transfusiones con sangre de otra persona compatible. Esto supuso una frecuente práctica en la década de los noventa en deportes como el Ciclismo, Atletismo, etc. También, la práctica fraudulenta relacionada con las hormonas anabólicas como la Testosterona ha sido habitual en deportes como el Atletismo, Gimnasia, Lanzadores, etc. En el libro se analizan casos mediáticos de dopaje como el de Alemania del Este, el Caso Festina, Caso Lance Armstrong o el escándalo del Dopaje de estado en Rusia.

Figura 3. Dopaje y Pasaporte Biológico en del deporte (elaboración propia).

Para el control de estas prácticas, precisamente, una de las herramientas puesta en marcha por las instituciones antidopaje es el Pasaporte Biológico. Éste consiste en un registro electrónico a lo largo del tiempo, de distintos marcadores hematológicos y endocrinológicos del deportista. Así, se establecen unos valores “normales” en cada sujeto, marcando unos límites de variación que de sobrepasarlos se consideraría como violación del código mundial antidopaje. Es importante recalcar que este sistema está basado en una Base Matemática y Estadística de regresiones que aseguran una especificidad del 99,9%.

Actualmente, el Pasaporte Biológico consta de 2 módulos establecidos, el módulo hematológico y el módulo esteroideo, y de 1 módulo en desarrollo relativo a la endocrinología.

Conclusión

En definitiva, el conocimiento de la Hematología y Endocrinología en el Deportista será fundamental para un correcto asesoramiento Nutricional-Deportivo. Así mismo, controlar los valores normales de los deportistas de las distintas disciplinas será fundamental para la interpretación de analíticas sanguíneas y la prescripción dietética para evitar y/o recuperar distintas situaciones carenciales de minerales (Hierro) o vitaminas. Además, los entrenamientos en altitud pueden mejorar la serie hematológica del deportista siempre que se lleven a cabo mediante unos protocolos establecidos. Por último, el dopaje es una práctica que desgraciadamente convive con el deporte y para hacer frente a ello existen herramientas como el Pasaporte Biológico que el profesional deberá conocer.

Todo este contenido, incluyendo lo comentado en la PARTE 1 de este escrito (http://elikaesport.com/index.php/novedades2/293-hormonas-valores-hematologicos-y-pasaporte-biologico-en-los-deportistas-parte-1), se encuentra integrado en un manual útil, práctico y aplicado, como es el Libro “Hormonas, Valores Hematológicos y Pasaporte Biológico en los Deportistas” de la Editorial Elikaesport, y que será fundamental para cualquier profesional de la Actividad Física y el Deporte, así como para los Nutricionistas y Médicos.

Para adquirir los libros, acudir a:

Hormonas, Valores Hematológicos y Pasaporte Biológico en los Deportistas: http://elikaesporteditorial.com/inicio/19-hormonas-valores-hematologicos-y-pasaporte-biologico-en-los-deportistas.html

Fisiología de la Hipoxia y Entrenamientos en Altitud:

http://elikaesporteditorial.com/entrenamiento-en-hipoxia-d/7-fisiologia-de-la-hipoxia-y-entrenamientos-en-altitud.html

Fin de Semana intenso Estudiando: “SUPLEMENTOS Y AYUDAS ERGONUTRICIONALES para los Deportistas y DEPORTES DE FUERZA”

04 de Junio de 2018

En la Escuela del Dr. Urdampilleta, no hay fin de semana que los alumnos se aburran. Una vez más, los alumnos de la escuela han podido aprender y aplicar de forma práctica diferentes contenidos que engloba la Nutrición Deportiva.

El viernes tuvo lugar el TALLER DE SUPLEMENTOS Y AYUDAS ERGONUTRICIONALES para los deportistas.

Tras una clase teórica de los diferentes Suplementos y Ayudas Ergonutricionales, donde se vieron los tipos de suplementos, características, posología y usos de los mismos, los alumnos pudieron analizar los diferentes Sports Foods y sacar sus propias conclusiones.

 

Figura 1. Diferentes Sports Food analizados en el taller de Suplementos y Ayudas Ergonutricionales en la Escuela del Dr. Urdampilleta (elaboración propia).

Según el Dr. Urdampilleta, “Lo que hay que tener claro es que no hay una marca buena o mala, sino que cada marca tiene cosas interesantes que aportar y hay que saber elegir de lo mejor de cada marca”. Algunas marcas tienen desarrollado mejor un tipo de producto, en función al deporte en que se centre dicha marca en cuestión. Por lo tanto, hay que elegir de cada marca lo mejor y combinar éstas con los Alimentos para los Deportistas.

Es por ello darles las gracias a todas las marcas colaboradoras. Seguiremos colaborando y mejorando por ello.

El sábado continuamos estudiando DEPORTES DE FUERZA.

Para ello, los alumnos tuvieron la oportunidad de escuchar la experiencia de dos de las deportistas femeninas del Equipo Emarri (https://www.facebook.com/emarritaldea/ ), quienes practican un Deporte Rural Vasco conocido como Arri-Tira (Tira de la Piedra).

Fue muy interesante aprender de dónde procede el deporte, la importancia de la composición corporal en este deporte, el tipo de entrenamiento que realizan y la alimentación que llevan. Además, los alumnos pudieron opinar sobre la alimentación que tenían las dos deportistas y dar consejos nutricionales de cara a la mejora del rendimiento deportivo.

Muchas gracias a Eneritz Arbelaitz y Onintza por vuestras aportaciones.

 

Figura 2. El equipo femenino Emarri en una exhibición de Arri-Tira.

Y para terminar la práctica y no perder la costumbre, los alumnos de la escuela acudieron a una CLASE DE CROSSFIT en Crossfit Zurriola, para poner en práctica todo lo aprendido durante el fin de semana. Pudimos experimentar los efectos de diferentes Ayudas Ergogénicas como la B-Alanina y Cafeína, así como testar diferentes Sport-Foods en la práctica deportiva.

Figura 3. Alumnas en la clase de Crossfit Zurriola.

Figura 4. Alumnas de la escuela satisfechas tras su clase de Crossfit.

Ahora toca seguir trabajando en el contenido teórico y realizando ejercicio físico respetando los Entrenamientos establecidos por los entrenadores de la escuela. Dentro de un mes nos vemos con nuevos retos y nuevos contenidos.

Hasta la Siguiente!

HORMONAS, VALORES HEMATOLÓGICOS Y PASAPORTE BIOLÓGICO EN LOS DEPORTISTAS (PARTE 1)

Hormonas, Hematología, Nutrición y Deporte

1 de Junio de 2018

Aitor Viribay Morales1 y Aritz Urdampilleta2
1 Alumno Escuela de Nutrición Deportiva Dr. Urdampilleta- ElikaEsport
2 Director de la Escuela de Nutrición Deportiva – Dr. Urdampilleta - ElikaEsport
 

Introducción

Conocer las adaptaciones, cambios hematológicos y hormonales que se dan en el Deporte es de vital importancia para poder llevar a cabo intervenciones Nutricionales o Deportivas con garantía de éxito. Tanto de manera aguda, como crónica, el cuerpo de un deportista está expuesto a unos requerimientos elevados que suponen un estrés a nivel Hormonal, Endocrinológico y Hematológico. Una correcta interpretación de los mismos ayudará al profesional a ofrecer un mejor asesoramiento Nutricional, Médico y Deportivo que resulte en un mayor rendimiento físico.

Con el objetivo de establecer dichos conocimientos, y con un carácter aplicado y práctico, los autores del libro, el Dr. Santos-Concejero y el Dr. Urdampilleta, analizan los parámetros Hematológicos, Hormonales y el Pasaporte Biológico de los Deportistas, detallando sus respuestas ante diferentes situaciones, los valores de referencia, y las posibles aplicaciones prácticas que un profesional puede encontrar en consulta.

El libro se divide en las siguientes partes diferenciadas que vamos a analizar.

Figura 1. Hormonas, Valores Hematológicos y Pasaporte Biológico en los Deportistas (Editorial ElikaEsport, 2016). (www.elikaesporteditorial.com)

Hormonas, Nutrición y Deporte

Entender la endocrinología de un deportista, es decir, los cambios que suceden cuando este se alimenta o entrena va a ser un factor clave en su rendimiento. Así, la Insulina, el Glucagón, las Catecolaminas, el Cortisol y la Hormona de Crecimiento (GH) jugarán un papel crucial en la regulación de la glucemia, unas a corto (Insulina, Glucagón y Catecolaminas) y otras a largo plazo (Cortisol y GH). Todas ellas son hormonas hiperglucemiantes, menos la insulina, que como comentamos mas adelante, su concentración disminuye cuando el ejercicio supera cierta intensidad. Por su parte, la Testosterona (anabolismo celular), el Cortisol (catabolismo), las Hormonas Simpático-Adrenales (estimulación), la Hormona Antidiurética (ADH) (regula la reabsorción de agua y regulación hídrica), la Aldosterona (regulación hidroelectrolítica a través del sodio y regulación de la tensión arterial), la Eritropoyetina (oxigenación celular) y la Hormona de Crecimiento (anabolismo celular y recuperación), también tendrán una participación crucial durante la realización del propio ejercicio físico, aspecto a tener muy en cuenta.

En reposo, y ante la ingesta de alimentos, la Insulina se eleva con el fin de almacenar glucosa en forma de glucógeno. Durante el ejercicio, sin embargo, esta respuesta es diferente, sobre todo una vez alcanzado una intensidad superior al 65-70% del VO2 máx., es decir, cuando la necesidad de glucosa empieza a ser relevante, ya que la propia Insulina disminuye. Por ello, y ante esta situación, es necesario regular la glucemia, y es ahí donde entran diferentes hormonas hiperglucemiantes como las simpático-adrenales (Adrenalina y Noradrenalina) en primera instancia, y el Cortisol o la Hormona de Crecimiento, esta última con carácter lipolítico, más a largo plazo, coincidiendo con la depleción de los sustratos.

Además, la práctica deportiva genera desequilibrios hidroeléctricos y la necesidad de oxígeno y nutrientes por parte de la musculatura implicada aumenta. Con ello, pueden surgir estados de deshidratación y/o hemorragias. Para controlar esta situación y el efecto sobre el flujo sanguíneo, el volumen plasmático, la termorregulación y la presión sanguínea, la Hormona Antidiurética (ADH) y la Aldosterona jugarán papeles primordiales. La primera se limitará la excreción de agua a nivel renal, y la segunda la reabsorción de electrolitos como el Sodio y Cloro, además de incrementar la secreción de Potasio que ayudará en la función tamponadora.

 

Figura 2. Hormonas en el deporte. Respuesta al ejercicio y consecuencias (elaboración propia).

La Eritropoyetina (EPO), por su parte, se produce en el riñón ante situaciones de aporte insuficiente de oxígeno a las células. Ante esta hipoxia, la EPO ayudará en la médula ósea a la estimulación de nuevos hematíes que mejoren el transporte del oxígeno a las células y poder hacer frente, de esta manera, a las exigencias derivadas de esfuerzos de intensidad elevada y duración prolongada. Ayudará, por lo tanto a la recuperación en todo tipo de deportes. Por esta razón, es importante valorar los niveles de Hemoglobina y Reticulocitos (nuevos glóbulos rojos) mediante analíticas sanguíneas.

Figura 3. Hormona Eritropoyetina (EPO) en el deporte (elaboración propia).

Además de las funciones comentadas, la Testosterona y el Cortisol juegan un papel importante como indicadores de las adaptaciones al entrenamiento del deportista. Unos niveles altos de Cortisol indicarán un estrés prolongado en el tiempo, propiciado por un estado de catabolismo, situación no deseada en un deportista. La Testosterona, por su parte, estará elevada en deportistas de Fuerza o Velocidad como indicador del estado anabólico en estos deportes. Así, el cociente Testosterona/Cortisol, se postula como un buen indicador de la adaptación del deportista a la carga de entrenamiento, nutrición y descanso. Los niveles bajos indicarán un posible sobre-entrenamiento del deportista.

Para ampliar la información a cerca de la valoración bioquímica del deportistas, se pueden ver los siguientes artículos publicados por el Dr.Urdampilleta y colaboradores: http://renhyd.org/index.php/renhyd/article/view/14/19 http://renhyd.org/index.php/renhyd/article/view/24/96

Hematología en el Deporte

Las adaptaciones hematológicas al esfuerzo agudo y crónico son totalmente diferentes, siendo en ocasiones, opuestas. Durante el ejercicio físico intenso, de forma aguda se da una hemoconcentración (y aumento de hematocrito) debida a la disminución del volumen plasmático que genera la deshidratación. Por consiguiente, la concentración de la Hemoglobina, el Hematocrito y el conteo de glóbulos rojos aumentan. Estos cambios implican una pérdida de eficiencia que se deberá compensar con un aumento de la frecuencia cardíaca y, por lo tanto, del gasto cardíaco.

Sin embargo, a nivel crónico, tras sesiones de entrenamiento, estos cambios son distintos. Así, se observan cambios como el aumento del volumen plasmático, del volumen de glóbulos rojos y de la masa de hemoglobina. Esto implica una mayor eficiencia en el transporte de oxígeno. Además, la producción de EPO se ve incrementada como adaptación al entrenamiento, por lo que los deportistas entrenados tendrán una tasa eritropoyética más elevada (aumento de reticulocitos). Debido a estos cambios crónicos, el deportista sufrirá una hemodilución a costa de la expansión sanguínea, hecho conocido como “Pseudoanemia del Deportista”.

Figura 4. Pseudoanemia del Deportista. Hemodilución (elaboración propia).

Esta “Pseudoanemia” no es más que una adaptación fisiológica al ejercicio (muy frecuente en deportistas de larga distancia). Sin embargo, debido a las altas demandas del ejercicio físico, el déficit de Hierro, con o sin anemia, es muy común en los deportistas. El diagnóstico de este déficit y de la posible anemia debe ser realizada por un médico deportivo que tenga en cuenta distintos valores hematológicos como la Hemoglobina, el Volumen Corpuscular Medio, la Ferritina, la Saturación de Transferrina, etc.

Ante un diagnóstico de anemia, este deberá de ser abordado desde un equipo multidisciplinar que intervenga a nivel dietético, de entrenamiento y carga física, y en situaciones que así lo requieran con Suplementos o Fármacos.

Figura 5. Intervención Dietético-Nutricional del déficit de hierro y anemia (elaboración propia).

A nivel dietético, como norma general, y dejando claro que la intervención deberá de ser totalmente personalizada, se recomienda aumentar la ingesta de Hierro dietético y suplementar con 40mg de Hierro combinado con Vitamina C (60-200mg- equivalente a un zumo de naranja), esto en el caso de tener un déficit de Hierro. Ante una anemia verdadera, la recomendación será la ingesta de Hierro Farmacológico (al menos 80mg/día) repartido en 3 tomas junto a la Vitamina C, además de un cese completo del ejercicio. La ingesta mediante Hierro dietético será crucial en la prevención y tratamiento del déficit de dicho mineral. Para ello, como se ve en la Figura 5, los alimentos de elección serán aquellos ricos en Hierro tipo Hemo y en el caso de vegetarianos o veganos, aquellos con Hierro no Hemo, unido a factores favorecedores de la absorción.

Para más información, a cerca del tratamiento de la Anemia se recomienda visualizar los siguientes artículos publicados por el Dr.urdampilleta y colaboradores: http://www.nutricion.org/publicaciones/revista_2010_03/Intervencion_dietetico_nutricional.pdf

http://renhyd.org/index.php/renhyd/article/view/16/38

Como apunte, resaltar las últimas tendencias a nivel de regulación de la homeostasis sistémica del Hierro, que sitúan a la Hormona Hepcidina en el centro de esta regulación. Ésta parece controlar la absorción del Hierro dietético y la distribución del mismo a través de los tejidos, ejerciendo su función mediante el exportador de hierro Ferroportina, con presencia en la membrana celular. Además, se ve influenciada por diferentes factores como la actividad física, el estrés oxidativo y la hipoxia, siendo una situación ideal para la absorción del Hierro unos niveles bajos de dicha hormona.

Los valores hematológicos de los deportistas cambian dependiendo de la Altitud a la que se hayan tomado las mediciones. A nivel del mar, los deportistas de Resistencia de nivel competitivo Élite muestran valores de Hemoglobina cercanos a 15,72g/dL +/- 1,02, 46,6% +/- 3,3 de Hematocrito y 125,6ng/ml +/- 91,5 de Ferritina. Estos mismos valores en deportistas de Potencia, serán 16,4% +/- 1,03; 47,4g/dL +/- 3,1; y 82,3ng/ml +/- 61,0, respectivamente. Sin embargo, ante estímulos de Hipoxia, estos valores cambian. En Altitudes Medias (1500-2000m), los deportistas de Resistencia muestran valores de 45,9% de Hematocrito y 15,3 g/dL de Hemoglobina, mientras que los de Fuerza 46,6% y 15,1g/dL, respectivamente. Estos datos se ven incrementados en altura superiores, así en deportistas residentes Andinos (2500-5000m de Altitud) se encuentran valores por encima de 16g/dL de Hemoglobina en Hombres y 14g/dL en mujeres, hasta los 51,7% de Hematocrito en alturas cercanas a los 4000m.

Figura 6. Valores Hematológicos de distintas disciplinas a Nivel del Mar y en Media Altitud (elaboración propia).

Todo este contenido, se encuentra integrado en un manual útil, práctico y aplicado, como es el Libro “Hormonas, Valores Hematológicos y Pasaporte Biológico en los Deportistas” de la Editorial Elikaesport, y que será fundamental para cualquier profesional de la Actividad Física y el Deporte, así como para los Nutricionistas o Médicos.

Para saber más, adquirir el siguiente libro:

Hormonas, Valores Hematológicos y Pasaporte Biológico en los Deportistas: http://elikaesporteditorial.com/inicio/19-hormonas-valores-hematologicos-y-pasaporte-biologico-en-los-deportistas.html